Magna exposición Massimo Listri.

La magna exposición Massimo Listri. El esplendor de la Roma papal, presenta imágenes que el fotógrafo de origen florentino obtuvo al adentrarse en las galerías del Vaticano para revelar, a quienes saben ver, secretos insospechados de los espacios exclusivos para los clérigos de alto nivel.

Integrada por 54 imágenes tomadas entre 2011 y 2016, esta muestra ofrece un panorama del soberbio despliegue artístico que dio lugar al basto mecenazgo del Estado Vaticano en las artes. Se exhibirá hasta el 27 de julio de 2017 en el Museo Nacional de San Carlos del Instituto Nacional de Bellas Artes.

El destacado artista de la lente propone así un recorrido por el Museo Gregoriano Profano -fundado por el Papa Gregorio XVI en 1844-, por la Biblioteca Apostólica, la Sala Redonda, el Gabinete de Laocoonte, la Sala de los Animales, la Escalera Simonetti, la Galería de las Esculturas, la Sala Principal, la Galería de los Candelabros y el ingreso al histórico Museo Pío Clementino.

 

Massimo Listri, considerado uno de los fotógrafos italianos vivos más prestigiados, posee una trayectoria de 40 años y más de 80 exposiciones internacionales. Su lente arquitectónico constituye un contrapunto de rasgos renacentistas, manieristas y barrocos en los que el visitante descubre en cada fotografía tesoros nunca antes vistos por el público en general.

 

 

La calle de Dolores, de cofradía a restaurantes.

La calle de Dolores inició como un simple callejón de malhechores, pero ahora es una de las calles mas jóvenes dentro del Centro Histórico con apenas 156 años de edad, a diferencia de sus hermanas es una quinceañera ya que las demás llegan a tener más de 490 años de edad. A esta calle de Dolores se le han atribuido decenas de razones por las cuales se nombró de esta manera y una de ellas es que antiguamente era la calle de Dolores Tosta, esposa del ex Presidente Antonio López de Santa Anna –calle vecina a la de Dolores es la de López–, pero que el pueblo de la época castigó sesgando su nombre a simplemente la calle de Dolores y la calle de López. No hay nada que tenga mas peso que el imaginario colectivo de la gente pero en esta ocasión descubriremos el porque de su nombre.

Iniciamos nuestra caminata un día soleado y en bús- queda de como refrescarnos, el sol impetuosoo nos traza la ruta a seguir , ingresamos justamente por ave- nida Juárez y la calle de Dolores la recorreremos del norte al sur. Arriba de una cafetería muy mexicana marcada con el número dos; visualizamos las nuevas artes del siglo XXI que rompen con el arte clásico, un grafiti monocromático de una chica de cabeza el cual nos habla del arte mural que aun vive en el Centro, mismo que lo vio gestarse desde principios del siglo XX con grandes exponentes como Diego Rivera, Siqueiros, Orozco o Montenegro; solo que ahora en lugar de estar plasmados en el interior de edificacio- nes como la SEP o San Ildefonso, toman las calles como expresión artística.

Mientras seguimos nuestro andar y observando a diestra a siniestra podemos ver que su arquitectura decimonónica ha desaparecido y la culpable de ello han sido los sismos que han azotado la ciudad, pero no todo está perdido llegando al número 16 encon- tramos una bella y magnifica puerta con el herraje al puro estilo art deco que porta con orgullo en letras doradas su nombre «Edificio Independencia», el cual alberga a Testal un lugar de comida mexicana de origen, del cual recomiendo los huauzontles en salsa de chile pasilla o el ceviche prehispánico (robalo con huitlacoche).

Justo al frente de Testal se encontraba la razón por la cual este lugar adquiere el nombre de Dolores y no es debido a alguna consultorio de algún odontólogo o médico de la época, es debido a que en ese sitio se ubicaba una capilla dedicada a la Santísima Virgen de los Dolores; que construyó una cofradía del mismo titulo hacia los años 1750 a 1752. En sus propios libros constan varias limitaciones respecto a las misas que se efectuarían en su interior, prohibiendo en ella las misas cantadas, no colocar más de una campana y mandando que la fiesta titular se hiciera en la parroquia de la Santa Veracruz a cuya jurisdicción estaba sujeta. Sin embargo al ingresar el cura Tirso; en el año de 1757, ninguna de esas disposiciones se observaban y por voluntad de los cofrades se canta- ban misas y replicaban campanas.

En 1860 va a suceder algo que transformaría y cambiaría el destino de esta capilla y es que en esa fecha se suprimen las cofradías y así concluyó la de Dolores, también cerrando así su capilla. Un señor de apellido Montes de Oca, vecino de ese antiguo barrio y uno de los pocos cófrades pertenecientes que aún existían , reclamó derechos de ella, y le fue adjudicada. La demolió y en ese terreno construyó una finca, para residir en la misma y por que no, también para rentar habitaciones. dicha casa estaría hoy en día ubicada en la esquina de Dolores e Inde- pendencia o como antiguamente les denominaban callejón de Dolores y Tarasquillo.

Como vemos es una de las calles más jóvenes de nuestro amado Centro Histórico que nació en 1861, en su interior también da cobijo al barrio chino más pequeño del mundo al comprender solamente de una calle pero de él les contaremos en siguientes números.

Por: Oscar Javier Quiroz

Casa sin madre, río sin cauce.

Hoy vengo hablar del día de la madre en España que se festeja el primer domingo de mayo; aunque no siempre fue así. Antiguamente, se celebraba el 08 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, pero quisieron desligar el carácter religioso de la festividad y gracias a un acuerdo de varios países de- cidieron realizarlo durante el mes de Mayo, dejando a la elección de cada nación marcar el día concreto.
Según los griegos esta fiesta tiene su origen en su pasado, gracias a la celebración de ofrendas a la diosa Rea, madre de Zeus, Hades y Poseidón dioses del olimpo por parte del pueblo. En España se rinde homenaje a las mamás con algún regalo como perfume, flores o alguna joya…. Si la economía no nos lo permite o queremos que no sea algo de carácter comercial; un abrazo, un beso, un paseo, limpiar el cuarto, comer con ella o hacerle compa- ñía, pueden ser perfecto para demostrar lo importante que es para nosotros.

Incluso llevarle el desayuno a la cama es algo que seguro valora mucho. El único requisito imprescindible es decirle te quiero, para que entienda lo importante que es en nuestra vida.

En mi país es una fiesta que se celebra de forma fa- miliar, disfrutando de un día tranquilo, donde lo más importante es estar juntos. Porque nuestra madre es a quien acudimos cuando tenemos un problema; quien sin preguntarnos sabe qué nos pasa; con ella podemos contar siempre estemos o no equivocados. Como dice el refrán “casa sin madre, rio sin cauce”. Es el cimiento de nuestras vidas Muchas gracias a todas esas madres que con su valor y cariño han conseguido sacar adelante a hijas e hijos; a todas ellas feliz y maravillosa vida porque un día no es suficiente.

Por: Susana Cifuentes

MexKall Tienda Boutique

El mezcal representa a México, es la verdadera bebida nacional, es orgullo de nuestra nación. En MexKall Tienda Boutique podrás adquirir mezcales de elaboración artesanal y productos orgánicos 100% mexicanos. Sus mezcales se distinguen por su excelencia y sabor tradicional, todos sus productos son seleccionados uno a uno con el fin de ofrecer lo mejor a todos los paladares y el complemento ideal para acompañar tu mezcal. Los expertos de MexKall siempre están dispuestos a asesorarte con una sonrisa.

Mezcal represents Mexico, it is the true national drink. In MexKall  Tienda Boutique you can buy
mezcales of artisan elaboration and 100% Mexican organic products. Their mezcales are distinguished by
their excellence and traditional flavor.

Dirección
Cuauhtémoc 151 loc. 1, Roma Norte

Horario
Lunes a Miércoles 12:00-20:00 hrs.
Jueves a Sábado 12:00-21:00 hrs.

Contacto
(55) 5035 8177

Facebook:
@MexKall

Instagram:
Mexkall.mx

Abril, mes del Alebrije en La Ciudadela

El Mercado artesanal La Ciudadela te espera este 23 de abril en punto del medio día para disfrutar con ellos el mes del Alebrije, de su #historia y #tradición, figuras hechas por #ManosMexicanas.

«Alebrije» es una palabra en caló
(lenguaje gitano adoptado) que
quiere decir «cosa enredada difícil
y de tipo confuso o fantástico».
El alebrije es una artesanía mexicana, del estado
de Oaxaca Se trata de una criatura de madera,
tallada a mano. Es tratada una vez esculpida,
y después es pintada a mano con una mezcla
de pigmentos naturales, con los cual se obtiene
una larga paleta de colores.

Los alebrijes son animales imaginarios a
menudo una mezcla de diferentes especies,
se caracterizan por sus colores vivos y
su decorado con múltiples detalles.
Originalmente se empezaron a crear
en San Antonio Arrazola, actualmente varios
pueblos del valle de Oaxaca se dedican a hacerlos,
resaltando San Martìn Tilcajete.

Visítanos en:
Av. Balderas y Plaza de la Ciudadela,
Col. Centro, Deleg. Cuauhtémoc,
C.P. 06040, Ciudad de México.

Horarios:
Lunes a Sábado: 10:00 a 19:00 hrs.
Domingos de 10:00 a 18:00 hrs.

Tel. 5510•1828

Sábado de Gloría, la quema de Judas

Sábado de Gloría, la quema de Judas.

Judas es el símbolo de traición en la tradición de Semana Santa, ser realizan esfinges de cartón para ser quemadas, personajes que representan el mal y la traición.

Sabías que los mexicanos en el XXI han dejado de lado el jubilo y representación de esta tradición, a comparación de lo que se vivía en años atrás.

La quema de Judas data de la época Colonial y con ella pretendían evangelizar a los indígenas, con lo que representaban el triunfo del bien contra el mal, es por ello que se interpretaba por un diablo.

A esta tradición la acompaña la comida, la semana de cuaresma.

En los tiempos virreinales los mexicanos elaboraban platillos de cuaresma tan deliciosos como solían ser los de pollo, res o puerco los cuales acompañaban con bebidas que alegraban el día y hacia habla al mas callado de la familia.

El Sábado de Gloria en el México antiguo desde muy temprano los vendedores de las figuras de cartón ya estaban en las calles listos para ofrecer sus productos como matas y los representantes de “Judas” vendiendo su mercancía a un precio de remate.

Así como las pulquerías y vinaterías la época estaban listas, las pulquerías con jitomate y apio para “curar” esta bebida, acompañados por un cerro de tunas que los esperaban en el mostrador.

El Sábado de Gloría se traducía en la buena comida y la buena bebida, la quema de Judas.

La Baguette de Manolo

En la Baguette de Manolo siempre son ocaciones especiales, y aprovechan casa una de ellas para consentir a sus comensales, vive una experiencia sin igual. Déjate consentir con las mejores baguettes y montaditos, elaborados al momento con ingredientes de primera calidad por el Chef Manolo.

 

Recibe con tu orden una copa de vino de cortesía y un delicioso postre, disfruta tus alimentos en su acogedora terraza.

Dirección:
Mercado San Juan,
Ernesto Pugibet 21,
Local 57
Col. Centro

Horario:
Lunes a Sábado 8:00 a 17:00 Hrs.
Domingo 8:30 a 17:00 Hrs.

Teléfono:
(55) 5512 1643
(55) 6848 9513

Celular:
(55) 2171 1726

Correo:
labaguettedemanolo@gmail.com

 

 

Calle Gante, Centro Histórico

Esta calle nació en 1861: se encuentra ubicada sobre el viejo cementerio del convento de San Francisco.

Esta es unas de las calles más jóvenes del Centro, nació en 1861 cuando el convento de San Francisco fue fraccionado para ser vendido.

El convento fue desalojado el 18 de diciembre de 1860. La demolición no dejó piedra sobre piedra: sólo se salvaron el claustro, el templo principal y la capilla del Calvario. En el sitio donde estuvieron el cementerio y el templo de San José de los Naturales se abrió a saco la calle de Gante, bautizada así en honor de uno de los tres primeros franciscanos que llegaron a la Ciudad de México: Fray Pedro de Gante.

¿Quién fue Fray Pedro de Gante?

Pedro de Gante contribuyó a la rápida expansión de la evangelización en la Nueva España. Cortés hizo traer a Pedro de Gante a la ciudad de México para desarrollar una red de escuelas. Junto con los recién llegados frailes de España.

El centro político y religioso de las actividades de Fray Pedro de Gante y sus compañeros misioneros fue la recién construida iglesia de San José de Belen en la Ciudad de México. El convento, varias escuelas, un hospital y una librería también fueron construidos.

Mas tarde, el poder político y religioso de Pedro de Gante fue cuestionado.

Fray Pedro de Gante tuvo que dejar la ciudad hacia los 1560s, pero regresó poco tiempo después, posteriormente cayó enfermo en 1569, murió en Abril de 1572. Fue  sepultado en la iglesia de San José, que fue destruída poco después. La ‘Calle de Gante’ es un recuerdo silencioso de este lugar.

En el Centro Histórico de la Ciudad de México se encuentra este espacio peatonal que une tres lugares importantes: Alameda Central, Palacio de Bellas Artes y la Plaza de la Constitución.

Esta calle da una vista sobre el diseño de la ciudad, además de las representaciones artísticas. Cuenta con comercios de comida, entretenimiento, joyería, ropa, discos, helados, cafeterías y museos.

Ubicación: entre la Avenida 5 de Mayo y la 16 de Septiembre. De frente al Zócalo.

La calle de la Joya, una historia de amores compartidos

Cuando caminamos por el Centro Histórico, entre el bullicio, los vendedores ambulantes y todo ese folclore, que sin el la ciudad no sería la misma, perdemos de vista lo más elemental, lo que nos dio identidad como nación y esto es la historia de nuestras calles, el porqué hay nombres de calles como de la Machincuepa ,de las Ratas, las Lecheras, de los Parados, de la Palma, de la Penitenciaría o el callejón Sal Si Puedes, Estos nombres los debemos a sus habitantes reconocidos a veces a algún evento importante acontecido ahí o simplemente a los conventos.

En esta ocasión trataremos de desentrañar el porqué de la calle de la Joya, llegaremos a ella a través de la calle de 5 de Febrero, ella será nuestro hilo conductor para arribar a la historia que nos aguarda ahi.

Partimos del Palacio de Ayuntamiento, que hoy en día alberga las oficinas de gobierno de la CDMX. De su costado derecho comienza una calle que al parecer no nos dice mucho con su nombre, es la calle 5 de Febrero. Aunque esta fecha no parece trascendental, es de suma importancia para nuestro país, ya que ese día, pero de 1917, vio la luz  nuestra Carta Magna, la Constitución de 1917 (si, esa misma de la estación del metro) que hasta hoy en día nos rige.

foto*Palacio de Ayuntamiento 1910

Esta calle de 5 de febrero se conforma de 5 cuadras las cuales son muy versátiles, conforme vamos transitando a través de ella, en la primer cuadra llamada Primera Calle de 5 de Febrero, encontramos lo que en algún momento de esta ciudad marcaría las tendencias de ropa. Hablamos de las tiendas departamentales como el Nuevo Mundo y la primera tienda que rompería con los esquemas de dependientes mal humorados según las crónicas y que colocarían la imagen del vendedor a comisión para tener una mayor y mejor atención. Nos referimos a la tienda departamental más antigua de México, el Palacio de Hierro, creado en 1891 e inaugurado por Porfirio Diaz, mismo negocio que inicialmente vendía ropa en los cajones del portal de las Flores (Zócalo). Estas tiendas fueron el Perisur, la plaza Antara o el Centro Comercial Santa Fe de nuestros días.

foto* Palacio de Hierro 1981

Para la Segunda calle de 5 de febrero no se cambia mucho el rubro de la calle, ya que nos encontramos con el antiguo edificio del Puerto de Veracruz, donde trabajó el gran y elocuente poeta Gutiérrez Nájera, cuando era un niño.  Al frente del edificio del puerto, encontramos un portentoso y majestuosos edificio recubierto de mármol blanco, cuya parte superior fue rematada por una colosal cúpula decorada con mosaico y elaborado por el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo (si, una vez más, el de la línea del metro) que en sus orígenes fue contemplado para albergar una tienda de nombre Fabricas Universales.

foto* Fabricas Universales 

Ya entrados en la Tercera calle de 5 de Febrero cambia la moda por la salud. Nos comenzamos a encontrar con farmacias, que en algún momento de la época virreinal y hasta en el México independiente albergaron las famosas boticas. La venta de estos productos a esta altura de la calle no es fortuita, se debe a su cercanía con el Hospital de Jesús de Nazareno, que fue el primer hospital de toda América y mandado a crear en 1524 por Hernán Cortez Monroy Pizarro de Altamirano , dicho sea de más es el sitio donde hoy descansan los restos del conquistador.

foto* Hospital de Jesùs de Nazareno 1946 

Llegando por fin a la Cuarta calle de 5 de Febrero; en su entronque con la calle Mesones, nos encontramos con una edificación muy al estilo colonial, la cual porta una placa que ostenta y nos cuenta que ese tramo antiguamente fue conocido como la calle de la Joya. Según el vox populi del siglo XX, qué a esta calle se le denominara de dicha manera, es debido a un amor de tres. La leyenda nos narra que aquí tuvo lugar la historia de celos de un mercader acaudalado de la Nueva España de nombre Alonso Fernández de Bobadilla, quien era esposo de doña Isabel que era una mujer tan bella que los hombres la acortejaban constantemente. Un día apareció en la ventana del estudio de don Alonso un anónimo, el cual tenía escrito que su esposa le estaba siendo infiel y que tenía amoríos fuera del matrimonio. Ese mismo día cuando llega a su casa le comenta a su esposa que tiene que salir, que el virrey lo está buscando para tratar unos asuntos con él, cuando deja su morada se disfraza con una capa y un sombrero, espera afuera de su vivienda ansioso de ver quien arriba a ella. Al poco tiempo se presenta en la vivienda el fiscal del ayuntamiento; Raúl de Lara, pero no asiste solo, sino con un gran y hermoso presente, era un brazalete con varias joyas. De pronto llega Don Alonso, enloquecido de celos y viendo la escena del cortejo se lanza sobre este amorío y los apuñala, toma nuevamente el puñal y la joya, con las manos ensangrentadas se dirige hacia la calle y justamente en su portón clava el puñal sosteniendo la joya para demostrar cómo defender la honra.

foto* Calle de 5 de febrero esquina con Mesones

Si bien esta historia parece tomada de algún libro de Shakespeare, la escribió Vicente Riva Palacio en 1882 en el diario La República y hoy lo podemos encontrar en un libro de nombre “Tradiciones y Leyendas Mexicanas” de Riva Palacio y Juan de Dios Peza. Lamentablemente esto es sólo una leyenda la cual se fue quedando en nuestro imaginario colectivo para darle ese romanticismo que nos encanta, ya que José María Marroqui, en su libro La Ciudad de México (tomo III), nos cuenta que el tras investigar en varios documentos de cabildos, de donde se originaba el nombre de esa calle, no obtuvo información la cual justificara este nombre, cuando lee en el diario de La Republica el texto de Riva palacio, va a visitarlo inmediatamente para preguntarle cómo fue que obtuvo esos datos, que él había estado tocando de casa en casa para recabar información de quienes vivian en esa calle y nadie supo darle un porque, a lo que Riva Palacios le contesta estas precisas palabras “No crea usted, todo es imaginación”.

El Museo de la Ciudad de México, un edificio que nos cuenta la vida Novohispana

La historia del Museo de la Ciudad de México, Antiguo Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya, se remonta al año de 1527, cuando llega el Lic. Juan Gutiérrez Altamirano llega a la Nueva España procedente de la isla de Cuba en donde había sido gobernador en 1524; toma el puesto de Corregidor de Texcoco, siendo esta la segunda ciudad más importante después de la Ciudad de México y además se convirtió en veedor de Hernán Cortés.

Cuando Hernán Cortés Monroy Pizarro de Altamirano reparte las tierras conquistadas; otorga los solares más cercanos al antiguo Teocalli – Templo Mayor- a los conquistadores y a quienes lo habían ayudado de alguna manera, es esta la razón por la cual le da este solar ubicado en la antigua calzada de Iztapalapa hoy en día Pino Suárez, a Juan Gutiérrez Altamirano , quien poco antes había contraído nupcias con Juana Pizarro, quien era prima hermana del conquistador pero no piensen mal del licenciado Altamirano, el no casó con la prima de Cortés por interés, ya que él licenciado también era primo hermano del conquistador.

Se presume que la construcción de la primera “casona señorial”, que ocupó este solar, inició en el año de 1536 y correspondía al estilo del plateresco que era la corriente arquitectónica de esa época, esa vivienda tuvo que mandar a ser demolida por varios razones, los sismos, el poco mantenimiento dado al inmueble pero el más importante de ellos fue la tromba de San Mateo de 1629, esta tromba inundo la Ciudad de la México durante 5 años y el nivel del agua llego en algunos puntos hasta los dos metros diez centímetros, lo que hizo que aquella ciudad de siglo XVI quedara inservible y se mandara a demoler para comenzar a construir lo que hoy en día conocemos como la `”Ciudad de los Palacios”`.

El Palacio que hoy observamos fue construido entre los años 1776 a 1779 y la obra estuvo a cargo del arquitecto Francisco Antonio de Guerrero y Torres, el último alarife del barroco en la Nueva España, quien también construyó la Iglesia del Pocito -en la Villa- ,el Templo de la Enseñanza, el Palacio de los Condes de San Mateo Valparaiso y el Palacio de Iturbide –hoy en día Museo de Arte de Banamex- , además de ello se le atribuyen obras como el Palacio de los Condes de Heras y Soto y la Casa Borda.

Este Palacio obtiene su nombre debido a que la tercera generación del licenciado Altamirano consigió el titulo nobiliario de “Condes de Santiago de Calimaya” por orden de Carlos V; de Santiago porque eran devotos de Santiago el Mayor, patrono español; de Calimaya porque ese era el nombre del pueblo que se les dio en Encomienda y que les generó grandes riquezas.

En la fachada de este portentoso edificio podemos admirar la canteray el tezontle, que a manera romántica nos puede recordar lo que somos los mexicanos, el tezontle rojo , representando el color rojizo de los antiguos mexicas y la cantera blanca recordando el color de los conquistadores que juntos formaron el mestizaje del cual somos producto.

En la parte superior de portada se encuentra trabajado en mármol el escudo de armas original de la familia; el cual está integrado a su vez por los escudos de las familias más importantes pertenecientes al linaje de los condes: Altamirano, Velasco, Castilla y Mendoza, mismos que veremos más adelante. Ademàs de ellos podemos observar debajo de los ventanales una figuras geomtricas, mismas que se dicen son un tipo de firma de quien edificó este palacio.

La fachada del palacio está rodeada de cañones labrados en piedra cantera, que lo adornan como símbolo de su participación en el ejército como capitanes generales de Guatemala; motivo por el cual también era llamada ”la casona de los cañones”.

En la esquina de este inmueble a la calle de Republica del salvador se encuentra una cabeza de serpiente que representa a “Quetzalcóatl” la Serpiente Emplumada, esta pieza según se dice, fue traída de los restos del Templo Mayor y colocada ahí a finales del siglo XVIII, cuando fue construido el Palacio 1776-1779. El escritor Salvador Novo escribió una frase en torno a ella que dice: “Como si surgiera de la tierra a sostener sobre sus fauces inmortales la carga del virreinato…”

El detalle más bello de este recinto, son sus puertas y quizá las más bellas del Centro Histórico. Se cuenta que fueron elaboradas con cedro blanco traído de Filipinas, y nos relata algunos datos importantes sobre la historia de la familia.; en ambas puertas encontramos un dragón chino, que nos habla del título nobiliario: “Adelantados Perpetuos de las islas Filipinas”, pues un pariente lejano ayudó en la conquista de Filipinas y se trazaron las rutas marítimas que iban de Acapulco a las islas Filipinas; con lo que se desarrolla el comercio entre oriente y occidente en la famosisíma Nao de China o Galeón Español.

En ambas puertas, decorando las esquinas superiores,aparece un fragmento del escudo de los Altamirano y en el otro lado un fragmento del escudo de los Velasco; bajo estos detalles se encuentra otro escudo completo y en cada puerta uno distinto, el de la derecha es el escudo de la familia Castilla y el de la izquierda el de los Mendoza. Continuando hacia abajo tenemos el rostro de la deidad “Eolo” , dios del viento de la mitología griega, de cuya boca salen viento y flores, que junto con las castañuelas que se encuentran a los lados nos hace pensar en la algarabía de sus fiestas, ya sea por un santo, cumpleaños o cualquier otra festividad; de hecho se dice que el salón del estrado de este palacio, donde se llevaban a cabo todas estos festejos, era uno de los más grandes de la Nueva España. Vemos también una herramientas de labranza de nombre hoz, la cual nos describe que ellos tuvieron tierras agrarias en encomienda, después aparecen unos yelmos o caretas en cada puerta, el del lado derecho está abierto y el izquierdo cerrado, los cuales simbolizaban que de acuerdo a la actitud con que un visitante llegara al palacio así iba a ser recibido; si venía en son de paz las puertas del palacio estarían abiertas para él y sería bienvenido, pero si venía en son de guerra las puertas se les cerrarían y de esa misma forma sería recibido. Enseguida tenemos un medallón en el que se encuentran un castillo y una flor de lis, lo cual nos dice que los Condes tenían relación directa con la realeza española, es decir con los borbones, familia que ocupa desde ese tiempo el trono en España; también se observan unos leones coronados como trofeos de guerra.

Una vez que pasamos por el enorme zaguán y dejando atrás los portones, ingresamos al patio principal donde encontramos columnas de orden jónico y arcadas de medio punto rebajado, apreciándose en las enjutas de los arcos los escudos de las cuatro familias más importantes de este linaje los cuales ya mencionamos.

Lo primero que podemos apreciar en el patio es una hermosa fuente al puro estilo barroco, esta fuente tiene una historia y es la siguiente: Cuenta la leyenda que hacia finales del siglo XVIII, mientras se realizaban las obras de construcción del palacio, en la séptima generación el Conde en turno Don Juan Manuel y Lorenzo Altamirano Velasco Urrutia y Vergara quien tuvo cuatro hijas, se enteró que la menor de ellas se había enamorado de un caballerango, situación que por supuesto puso al conde tan desesperado y furioso, ya que esto ocasionaría graves problemas sociales y económicos a la familia, que decidió mandar matar al sirviente y a su propia hija para poner un castigo ejemplar y que nunca más nadie se atreviera a cometer un error semejante. Dicen que a ella la mando enterrar en el patio principal debajo de donde hoy está la fuente y a él detrás de la escalera donde actualmente se puede encontrar una pila de agua.

Según la leyenda este hecho coincide con la construcción del palacio, por lo que cuentan que cuando el Conde daba un paseo por el patio para ver como iba la obra, le inundaban los remordimientos y se le aparecía una mujer. A raíz de estos sucesos mandó construir una fuente con la imagen central de una nereida (ninfa de Neptuno) que representa a Galatea la que toca la guitarra. Si ponemos atención nos daremos cuenta que Galatea mira hacia la Capilla, para unos bien podría representar una lápida disfrazada y para otros a la hija del Conde quien mira hacia la capilla pidiendo perdón por su pecado.

La fuente esta vacía, pues dice la leyenda que la gente aseguraba que a veces por las noches se escuchaba el llanto de un bebé y se veía la figura de una mujer que iba de la sala de música a la capilla donde finalmente desaparecía; hasta que un día, por casualidad, al estar lavando o reparando, tanto la fuente como la pila de agua, se dieron cuenta que ya no se oía el llanto ni se veía la aparición de la mujer: A partir de ese momento a ninguna de las dos se les pone agua.

Arquitectónicamente La fuente presenta como motivo principal una nereida que pareciera salir de una gran concha, en la parte superior tiene una flor de lis, en piedra; custodiándola unos tritones y más abajo hay unos niños jugando con serpientes marinas. Los motivos de la fuente son eminentemente marítimos ya que la conquista tanto a la Nueva España como a Filipinas, se realizaron por esta vía.

Al fondo del primer patio se observa un pasillo que comunica al patio trasero o de servicio y 4 enormes portones originales ), en donde se encontraban las cocheras del palacio.

En el segundo patio de esta vivienda encontramos cuartos que fueron utilizadas en un principio, como habitaciones de los sirvientes y/o como bodegas; en los tiempos económicamente difíciles que sufrió la familia se rentaron; esto provocó que poco a poco este patio se convirtiera en una vecindad.

Este Palacio como algunos otros en la Nueva España, a diferencia de los Palacios europeos, estaba diseñado para alojar y convivir con otras clases de la sociedad y lo podemos corroborar por todas las accesorias que rodean este inmueble en su parte exterior.

Regresando al patio principal encontramos la escalera que nos lleva al primer nivel, conocido como piso noble, a los costados del arranque de las escaleras unos leones que tienen la función de custodiar el acceso a las habitaciones de los Condes y captar las energías negativas que se dejan al pasar por el octágono que forman las orillas de la escalera, con una tendencia del feng shui, este octágono representa al infinito ya que si colocamos el número 8 de manera horizontal crea esta figura que renueva las energías de quien pase por él.

En el primer nivel de este patio, rematando ya a nivel del techo se aprecian gárgolas con forma de cañones, y en la parte baja de cada uno de ellos aparece un mascarón con la cara de una mantícora a manera de custodios de este patio. En este piso encontramos las habitaciones de la nobleza, donde ellos llevaban acabo su día a día. las habitaciones que encontramos son las siguientes; la sacristía y capilla – Si miramos las columnas de la portada de la capilla del follaje que las rodea descubriremos unos rostros que se cree puede ser alguna deidad mexica, la cruz de 8 puntas que corona la fachada es el emblema de la Orden de Carlos IIl y es también el último título nobiliario que se les otorga- el salón del estrado, que es el lugar donde se realizaban sus fastuosos bailes y recepciones. También encontramos los cuartos de placer, llamados así por que si recordamos las costumbres de antaño, los españoles no se bañaban a menudo y cuando lo hacían era un gran placer, seguramente tendrían gente a su servicio que les preparaba el baño, una copa, un bocadillo etc. Detrás de los cuartos de placer se encontraban las recamaras. En este nivel también se encontraba el comedor y la despensa, y por último la sala de música; en ella se educaban las señoritas en las artes, la conversación, los bordados, se hacían tertulias con familiares y amigos, en donde ellas mostraban sus adelantos.

En el último piso de este bello edificio encontramos el estudio del primer pintor impresionista mexicano de nombre José Joaquín Quirico Marcelino Clausell Treconis , mismo que fue realizado en el siglo XX, una joya dentro de este prodigioso edificio que ustedes deben descubrir y admirar con su propia experiencia y no con este texto.