El Museo de la Ciudad de México, un edificio que nos cuenta la vida Novohispana

La historia del Museo de la Ciudad de México, Antiguo Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya, se remonta al año de 1527, cuando llega el Lic. Juan Gutiérrez Altamirano llega a la Nueva España procedente de la isla de Cuba en donde había sido gobernador en 1524; toma el puesto de Corregidor de Texcoco, siendo esta la segunda ciudad más importante después de la Ciudad de México y además se convirtió en veedor de Hernán Cortés.

Cuando Hernán Cortés Monroy Pizarro de Altamirano reparte las tierras conquistadas; otorga los solares más cercanos al antiguo Teocalli – Templo Mayor- a los conquistadores y a quienes lo habían ayudado de alguna manera, es esta la razón por la cual le da este solar ubicado en la antigua calzada de Iztapalapa hoy en día Pino Suárez, a Juan Gutiérrez Altamirano , quien poco antes había contraído nupcias con Juana Pizarro, quien era prima hermana del conquistador pero no piensen mal del licenciado Altamirano, el no casó con la prima de Cortés por interés, ya que él licenciado también era primo hermano del conquistador.

Se presume que la construcción de la primera “casona señorial”, que ocupó este solar, inició en el año de 1536 y correspondía al estilo del plateresco que era la corriente arquitectónica de esa época, esa vivienda tuvo que mandar a ser demolida por varios razones, los sismos, el poco mantenimiento dado al inmueble pero el más importante de ellos fue la tromba de San Mateo de 1629, esta tromba inundo la Ciudad de la México durante 5 años y el nivel del agua llego en algunos puntos hasta los dos metros diez centímetros, lo que hizo que aquella ciudad de siglo XVI quedara inservible y se mandara a demoler para comenzar a construir lo que hoy en día conocemos como la `”Ciudad de los Palacios”`.

El Palacio que hoy observamos fue construido entre los años 1776 a 1779 y la obra estuvo a cargo del arquitecto Francisco Antonio de Guerrero y Torres, el último alarife del barroco en la Nueva España, quien también construyó la Iglesia del Pocito -en la Villa- ,el Templo de la Enseñanza, el Palacio de los Condes de San Mateo Valparaiso y el Palacio de Iturbide –hoy en día Museo de Arte de Banamex- , además de ello se le atribuyen obras como el Palacio de los Condes de Heras y Soto y la Casa Borda.

Este Palacio obtiene su nombre debido a que la tercera generación del licenciado Altamirano consigió el titulo nobiliario de “Condes de Santiago de Calimaya” por orden de Carlos V; de Santiago porque eran devotos de Santiago el Mayor, patrono español; de Calimaya porque ese era el nombre del pueblo que se les dio en Encomienda y que les generó grandes riquezas.

En la fachada de este portentoso edificio podemos admirar la canteray el tezontle, que a manera romántica nos puede recordar lo que somos los mexicanos, el tezontle rojo , representando el color rojizo de los antiguos mexicas y la cantera blanca recordando el color de los conquistadores que juntos formaron el mestizaje del cual somos producto.

En la parte superior de portada se encuentra trabajado en mármol el escudo de armas original de la familia; el cual está integrado a su vez por los escudos de las familias más importantes pertenecientes al linaje de los condes: Altamirano, Velasco, Castilla y Mendoza, mismos que veremos más adelante. Ademàs de ellos podemos observar debajo de los ventanales una figuras geomtricas, mismas que se dicen son un tipo de firma de quien edificó este palacio.

La fachada del palacio está rodeada de cañones labrados en piedra cantera, que lo adornan como símbolo de su participación en el ejército como capitanes generales de Guatemala; motivo por el cual también era llamada ”la casona de los cañones”.

En la esquina de este inmueble a la calle de Republica del salvador se encuentra una cabeza de serpiente que representa a “Quetzalcóatl” la Serpiente Emplumada, esta pieza según se dice, fue traída de los restos del Templo Mayor y colocada ahí a finales del siglo XVIII, cuando fue construido el Palacio 1776-1779. El escritor Salvador Novo escribió una frase en torno a ella que dice: “Como si surgiera de la tierra a sostener sobre sus fauces inmortales la carga del virreinato…”

El detalle más bello de este recinto, son sus puertas y quizá las más bellas del Centro Histórico. Se cuenta que fueron elaboradas con cedro blanco traído de Filipinas, y nos relata algunos datos importantes sobre la historia de la familia.; en ambas puertas encontramos un dragón chino, que nos habla del título nobiliario: “Adelantados Perpetuos de las islas Filipinas”, pues un pariente lejano ayudó en la conquista de Filipinas y se trazaron las rutas marítimas que iban de Acapulco a las islas Filipinas; con lo que se desarrolla el comercio entre oriente y occidente en la famosisíma Nao de China o Galeón Español.

En ambas puertas, decorando las esquinas superiores,aparece un fragmento del escudo de los Altamirano y en el otro lado un fragmento del escudo de los Velasco; bajo estos detalles se encuentra otro escudo completo y en cada puerta uno distinto, el de la derecha es el escudo de la familia Castilla y el de la izquierda el de los Mendoza. Continuando hacia abajo tenemos el rostro de la deidad “Eolo” , dios del viento de la mitología griega, de cuya boca salen viento y flores, que junto con las castañuelas que se encuentran a los lados nos hace pensar en la algarabía de sus fiestas, ya sea por un santo, cumpleaños o cualquier otra festividad; de hecho se dice que el salón del estrado de este palacio, donde se llevaban a cabo todas estos festejos, era uno de los más grandes de la Nueva España. Vemos también una herramientas de labranza de nombre hoz, la cual nos describe que ellos tuvieron tierras agrarias en encomienda, después aparecen unos yelmos o caretas en cada puerta, el del lado derecho está abierto y el izquierdo cerrado, los cuales simbolizaban que de acuerdo a la actitud con que un visitante llegara al palacio así iba a ser recibido; si venía en son de paz las puertas del palacio estarían abiertas para él y sería bienvenido, pero si venía en son de guerra las puertas se les cerrarían y de esa misma forma sería recibido. Enseguida tenemos un medallón en el que se encuentran un castillo y una flor de lis, lo cual nos dice que los Condes tenían relación directa con la realeza española, es decir con los borbones, familia que ocupa desde ese tiempo el trono en España; también se observan unos leones coronados como trofeos de guerra.

Una vez que pasamos por el enorme zaguán y dejando atrás los portones, ingresamos al patio principal donde encontramos columnas de orden jónico y arcadas de medio punto rebajado, apreciándose en las enjutas de los arcos los escudos de las cuatro familias más importantes de este linaje los cuales ya mencionamos.

Lo primero que podemos apreciar en el patio es una hermosa fuente al puro estilo barroco, esta fuente tiene una historia y es la siguiente: Cuenta la leyenda que hacia finales del siglo XVIII, mientras se realizaban las obras de construcción del palacio, en la séptima generación el Conde en turno Don Juan Manuel y Lorenzo Altamirano Velasco Urrutia y Vergara quien tuvo cuatro hijas, se enteró que la menor de ellas se había enamorado de un caballerango, situación que por supuesto puso al conde tan desesperado y furioso, ya que esto ocasionaría graves problemas sociales y económicos a la familia, que decidió mandar matar al sirviente y a su propia hija para poner un castigo ejemplar y que nunca más nadie se atreviera a cometer un error semejante. Dicen que a ella la mando enterrar en el patio principal debajo de donde hoy está la fuente y a él detrás de la escalera donde actualmente se puede encontrar una pila de agua.

Según la leyenda este hecho coincide con la construcción del palacio, por lo que cuentan que cuando el Conde daba un paseo por el patio para ver como iba la obra, le inundaban los remordimientos y se le aparecía una mujer. A raíz de estos sucesos mandó construir una fuente con la imagen central de una nereida (ninfa de Neptuno) que representa a Galatea la que toca la guitarra. Si ponemos atención nos daremos cuenta que Galatea mira hacia la Capilla, para unos bien podría representar una lápida disfrazada y para otros a la hija del Conde quien mira hacia la capilla pidiendo perdón por su pecado.

La fuente esta vacía, pues dice la leyenda que la gente aseguraba que a veces por las noches se escuchaba el llanto de un bebé y se veía la figura de una mujer que iba de la sala de música a la capilla donde finalmente desaparecía; hasta que un día, por casualidad, al estar lavando o reparando, tanto la fuente como la pila de agua, se dieron cuenta que ya no se oía el llanto ni se veía la aparición de la mujer: A partir de ese momento a ninguna de las dos se les pone agua.

Arquitectónicamente La fuente presenta como motivo principal una nereida que pareciera salir de una gran concha, en la parte superior tiene una flor de lis, en piedra; custodiándola unos tritones y más abajo hay unos niños jugando con serpientes marinas. Los motivos de la fuente son eminentemente marítimos ya que la conquista tanto a la Nueva España como a Filipinas, se realizaron por esta vía.

Al fondo del primer patio se observa un pasillo que comunica al patio trasero o de servicio y 4 enormes portones originales ), en donde se encontraban las cocheras del palacio.

En el segundo patio de esta vivienda encontramos cuartos que fueron utilizadas en un principio, como habitaciones de los sirvientes y/o como bodegas; en los tiempos económicamente difíciles que sufrió la familia se rentaron; esto provocó que poco a poco este patio se convirtiera en una vecindad.

Este Palacio como algunos otros en la Nueva España, a diferencia de los Palacios europeos, estaba diseñado para alojar y convivir con otras clases de la sociedad y lo podemos corroborar por todas las accesorias que rodean este inmueble en su parte exterior.

Regresando al patio principal encontramos la escalera que nos lleva al primer nivel, conocido como piso noble, a los costados del arranque de las escaleras unos leones que tienen la función de custodiar el acceso a las habitaciones de los Condes y captar las energías negativas que se dejan al pasar por el octágono que forman las orillas de la escalera, con una tendencia del feng shui, este octágono representa al infinito ya que si colocamos el número 8 de manera horizontal crea esta figura que renueva las energías de quien pase por él.

En el primer nivel de este patio, rematando ya a nivel del techo se aprecian gárgolas con forma de cañones, y en la parte baja de cada uno de ellos aparece un mascarón con la cara de una mantícora a manera de custodios de este patio. En este piso encontramos las habitaciones de la nobleza, donde ellos llevaban acabo su día a día. las habitaciones que encontramos son las siguientes; la sacristía y capilla – Si miramos las columnas de la portada de la capilla del follaje que las rodea descubriremos unos rostros que se cree puede ser alguna deidad mexica, la cruz de 8 puntas que corona la fachada es el emblema de la Orden de Carlos IIl y es también el último título nobiliario que se les otorga- el salón del estrado, que es el lugar donde se realizaban sus fastuosos bailes y recepciones. También encontramos los cuartos de placer, llamados así por que si recordamos las costumbres de antaño, los españoles no se bañaban a menudo y cuando lo hacían era un gran placer, seguramente tendrían gente a su servicio que les preparaba el baño, una copa, un bocadillo etc. Detrás de los cuartos de placer se encontraban las recamaras. En este nivel también se encontraba el comedor y la despensa, y por último la sala de música; en ella se educaban las señoritas en las artes, la conversación, los bordados, se hacían tertulias con familiares y amigos, en donde ellas mostraban sus adelantos.

En el último piso de este bello edificio encontramos el estudio del primer pintor impresionista mexicano de nombre José Joaquín Quirico Marcelino Clausell Treconis , mismo que fue realizado en el siglo XX, una joya dentro de este prodigioso edificio que ustedes deben descubrir y admirar con su propia experiencia y no con este texto.

Editorial

Revista turística, cultural y gastronómica, mensual, gratuita y bilingüe, sobre el espectacular Centro de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *