La calle de Dolores, de cofradía a restaurantes.

La calle de Dolores inició como un simple callejón de malhechores, pero ahora es una de las calles mas jóvenes dentro del Centro Histórico con apenas 156 años de edad, a diferencia de sus hermanas es una quinceañera ya que las demás llegan a tener más de 490 años de edad. A esta calle de Dolores se le han atribuido decenas de razones por las cuales se nombró de esta manera y una de ellas es que antiguamente era la calle de Dolores Tosta, esposa del ex Presidente Antonio López de Santa Anna –calle vecina a la de Dolores es la de López–, pero que el pueblo de la época castigó sesgando su nombre a simplemente la calle de Dolores y la calle de López. No hay nada que tenga mas peso que el imaginario colectivo de la gente pero en esta ocasión descubriremos el porque de su nombre.

Iniciamos nuestra caminata un día soleado y en bús- queda de como refrescarnos, el sol impetuosoo nos traza la ruta a seguir , ingresamos justamente por ave- nida Juárez y la calle de Dolores la recorreremos del norte al sur. Arriba de una cafetería muy mexicana marcada con el número dos; visualizamos las nuevas artes del siglo XXI que rompen con el arte clásico, un grafiti monocromático de una chica de cabeza el cual nos habla del arte mural que aun vive en el Centro, mismo que lo vio gestarse desde principios del siglo XX con grandes exponentes como Diego Rivera, Siqueiros, Orozco o Montenegro; solo que ahora en lugar de estar plasmados en el interior de edificacio- nes como la SEP o San Ildefonso, toman las calles como expresión artística.

Mientras seguimos nuestro andar y observando a diestra a siniestra podemos ver que su arquitectura decimonónica ha desaparecido y la culpable de ello han sido los sismos que han azotado la ciudad, pero no todo está perdido llegando al número 16 encon- tramos una bella y magnifica puerta con el herraje al puro estilo art deco que porta con orgullo en letras doradas su nombre “Edificio Independencia”, el cual alberga a Testal un lugar de comida mexicana de origen, del cual recomiendo los huauzontles en salsa de chile pasilla o el ceviche prehispánico (robalo con huitlacoche).

Justo al frente de Testal se encontraba la razón por la cual este lugar adquiere el nombre de Dolores y no es debido a alguna consultorio de algún odontólogo o médico de la época, es debido a que en ese sitio se ubicaba una capilla dedicada a la Santísima Virgen de los Dolores; que construyó una cofradía del mismo titulo hacia los años 1750 a 1752. En sus propios libros constan varias limitaciones respecto a las misas que se efectuarían en su interior, prohibiendo en ella las misas cantadas, no colocar más de una campana y mandando que la fiesta titular se hiciera en la parroquia de la Santa Veracruz a cuya jurisdicción estaba sujeta. Sin embargo al ingresar el cura Tirso; en el año de 1757, ninguna de esas disposiciones se observaban y por voluntad de los cofrades se canta- ban misas y replicaban campanas.

En 1860 va a suceder algo que transformaría y cambiaría el destino de esta capilla y es que en esa fecha se suprimen las cofradías y así concluyó la de Dolores, también cerrando así su capilla. Un señor de apellido Montes de Oca, vecino de ese antiguo barrio y uno de los pocos cófrades pertenecientes que aún existían , reclamó derechos de ella, y le fue adjudicada. La demolió y en ese terreno construyó una finca, para residir en la misma y por que no, también para rentar habitaciones. dicha casa estaría hoy en día ubicada en la esquina de Dolores e Inde- pendencia o como antiguamente les denominaban callejón de Dolores y Tarasquillo.

Como vemos es una de las calles más jóvenes de nuestro amado Centro Histórico que nació en 1861, en su interior también da cobijo al barrio chino más pequeño del mundo al comprender solamente de una calle pero de él les contaremos en siguientes números.

Por: Oscar Javier Quiroz

Editorial

Revista turística, cultural y gastronómica, mensual, gratuita y bilingüe, sobre el espectacular Centro de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *