Historia Recomendaciones

Xocolatl, la bebida de la nobleza

Y otros más

Por Óscar Quiroz

Al cacao los españoles le otorgaron diversos atributos como lo fue el de afrodisiaco, paliativo que ayudaba a mitigar algunos dolores, ser una bebida pecaminosa y hasta de ayudar a la digestión creada por el consumo excesivo de carnes rojas, pero ¿quiénes tenían las facultades de poder ingerir esta bebida excelsa?

En la sociedad mexica y otros pueblos mesoamericanos el acceso a la bebida elaborada con cacao era difícil de tener; los primeros documentos redactados en estas tierras con la llegada de los españoles mencionan de manera que beber chocolate era algo limitado a la élite mexica; a la casa real, los señores y la nobleza, los pochtecas, y los guerreros. Los únicos plebeyos que tenían ocasión de probar tal lujo eran, según parece,los soldados en campaña. Entre los consumidores no se menciona a los sacerdotes, posiblemente porque se esperaba que llevaran una vida de suma austeridad y penitencia, aunque esta parezca más una idea occidental.
En los banquetes y en las comidas más normales de la élite nunca se bebía chocolate con los alimentos; se les servía al final, junto con tabaco.
Bernal Díaz del Castillo nos tiene la crónica más famosa de un banquete mexica. La comida del huey tlatoani Moctezuma Xocoyotzin, era un evento de hedonismo culinario, con más de 300 platillos que se le preparaban especialmente; pero la mayor parte de sus alimentos iban a dar a los demás asistentes, ya que él comía escasamente. Bernal Díaz menciona sobre el cacao en el festín que “Traían en unas como a manera de copas de oro fino con cierta bebida hecha del mismo cacao; decían que era para tener acceso con mujeres, y entonces no mirábamos en ello; mas lo que yo vi que traían sobre cincuenta jarros grandes, hechos de buen cacao, con su espuma, y de aquello bebía”.
Por su parte Fray Bartolomé de las Casas en su relato del banquete de Moctezuma nos dice “la bebida la forma agua mezclada con una cierta harina que se produce a partir de unas muestras a las que llaman cacao. Resulta muy sustanciosa, refrescante, agradable de sabor y no es embriagante”.
Los banquetes que daban los pochtecas solían incluir grandes cantidades de bebida de chocolate.Un mercader ambicioso podía elevarse dentro de su gremio, pero ver asunto muy costoso, para trepar la escalera socioeconómica tenía que patrocinar, encada escalón de la misma, un gran banquete, muycaro, para sus colegas. Eran cada vez más costosos a medida que lleva ascendiendo y se consumían enormes cantidades de comida, bebida de cacao y hasta hongos alucinógenos. Sahagún indica con gran detalle que tipos de comida se servían en estas celebraciones y como según solía ocurrir el colofón de esas grandes comidas era el chocolate:
“Y para dar fin a todo, culminaban con el cacahuatl. Para portarlo se tomaba la copa con la mano derecha, no era costumbre tomarla por sus orillas, la calabaza se debía colocar sobre la palma de la mano derecha y el palillo para batir portabase en la siniestra”.
Lo anterior era para captar respeto a los señores, mas todos los demás que pasaban tras ellos sólo en jarras.
Los guerreros eran otro grupo al que se le permitía consumir chocolate. De hecho, el cacao era parte habitual de las raciones militares. Durán nos menciona que llevaban con ellos “tamales mohosos y curados al sol, grandes fardos de chile, cacao molido hecho en pellas, de todo gran cantidad, porque además de lo que los reyes proueyan de sus grandes trojes y graneros, cada soldado llevaba a cuestas su peculiar comida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

@toditocentro